21 de noviembre de 2010

Caramelos para la mente Spelling.


Durante 4 décadas el apellido Spelling fue sinónimo de éxito, dinero y reconocimiento, pero sobre todo de televisión. Aaron Spelling se convirtió en el gurú de la pequeña pantalla, produciendo más de dos centenares de producciones y cogiendo el pulso de tres generaciones de espectadores, dando en todo momento lo que la industria necesitaba, brindando al trabajador de a pie el escape total a sus problemas durante 43 minutos semanales, ofreciéndoles, lo que él llamaba, “Mind Candies”.

Su carrera es el paradigma del American Dream, de padre polonés y madre rusa sufrió la mofa de sus compañeros durante la infancia y quedó huerfano muy pronto, pero su pasión por la lectura hizo que ya en 1954 pudiese vender su primer guión, aunque no sería de eso de lo que se ganaría la vida en un primer momento, y es que hasta que no fundó su propia compañía en el 66, estuvo dedicándose a interpretar papeles menores en las series de televisión de la época, como las archiconocidas Gunsmoke o I Love Lucy. Fue en 1968 cuando su primer éxito como productor ejecutivo llegaría a las pantallas con The Mod Squad. Esta producción le abrió las puertas de ABC en la que sería una de las relaciones más prosperas de la industria tal y como la conocemos hoy día.


En 1974 funda su propia compañía, Aaron Spelling Productions, y empieza un sólido volumen de trabajo con la network ABC en la creación de grandes éxitos que irá encadenando hasta el final de los 80’s. Su relación con ABC era tan estrecha que los entendidos en el mundillo se apresuraron a rebautizarla como la Aaron Broadcasting Company, por el volumen de negocio que estaban llevando a cabo, y es que no hay que olvidar que los críticos nunca estuvieron al lado del gran magnate en cuanto a alabanzas se refiere, durante décadas han vapuleado las producciones de Spelling llamándolas “Schlock Art”, que viene del yidish (lengua materna de Aaron) y significa básicamente producto de poco valor, de mala calidad. No obstante su productora facturó durante los 70’s algunos de los éxitos más notorios del panorama televisivo como :The Rookies (1972-76), S.W.A.T. (1975-76), la ultraconocida Starsky & Hutch (1975-79), Vega$ (1978-81), y su serie signatura y por la que se le sigue reconociendo al instante Charlie's Angels (1976-81).


En los 80’s firmaria un contrato de exclusividad casi absoluta con ABC, produciendo infinidad de series populares como The Love Boat (1977-1986), Fantasy Island (1978-1984), Hart To Hart (1979-1984), Hotel (1983-1988) o la joya de la corona de la época Dynasty (1981-1989) que supuso una vuelta de tuerca impresionante al género de las soap operas.

Pero en el 89 y con la cancelación de Dynasty parecía que el imperio Spelling había llegado a su fin, el contrato de exclusividad terminó y parecía que ABC no encargaría más producciones al gurú, dejándolo fuera de la parrilla tras 20 años produciendo televisión de forma ininterrumpida.


Pero la irrupción de FOX en la década de los 90’s supuso el renacer de la factoría Spelling, con la reinvención de la televisión para el género adolescente y el bombazo que supuso Beverlly Hills 90210 (1990-2000), que encumbró a Shannen Doherty, Jason Priestley y Luke Perry e hizo que Spelling TV estuviera de nuevo en la cresta de la ola, co-produciendo ese mismo año la aclamada Twin Peaks(1990-1991). Ya en 1992 y tras haber puesto en el mapa a FOX se encargó desde la cadena el spin off Melrose Place (1992-1999) que sería el vehículo de éxito durante 7 temporadas para actores de la talla de Marcia Cross o Heather Locklear.


El nacimiento de TheWB también proporcionó trabajo para el productor, ya que la network se convirtiría en su nueva ABC hasta 2006, y es que en 1996 se estrenaba 7Th Heaven (1996-2007) su serie favorita y su producción más longeva, y quizá más light. Pero no todo fueron éxitos, Savannah (1996-1997) y Safe Harbor (1999) en TheWB, Kindred: The Embrace (1996) en FOX o Sunset Beach (1997-1999) en NBC fueron estrepitosos batacazos, los últimos de la factoría, que sí triunfó con Charmed (1998-2006) que supuso la vuelta a la TV de Shannen Doherty y el “descubrimiento” de Alyssa Milano o Summerland (2004-2005) con el primer trabajo de Zack Efron.

Y es que además de series, Spelling también produjo decenas de interesantes tv movies, entre las que destacan Death Sentence (1974) con el primer papel protagonista para Nick Nolte, The boy in the Plastic Bubble (1976) con uno de los primeros trabajos para John Travolta y la miniserie And The Band Played On (1993) por la que se llevó su primer Emmy al trabajar con HBO.


Y en la actualidad aunque su empresa ha sido absorbida por la CBS, su imperio dista mucho de palidecer, pues sus ideas y antiguas series parecen reverdecer como pocas, a la adaptación en pantalla de algunas de ellas como Starsky & Hutch o Charlie's Angels se unen los remakes de sus soaps más populares por parte de CW como 90210 o Melrose Place y el proyecto de remozar Charlie's Angels para convertirla de nuevo en una serie regular.

Aaron Spelling fue capaz de capturar, durante cuatro décadas, el sentimiento popular de la sociedad, creando producciones ligeras que proporcionaban un escape total de la realidad durante una hora, series divertidas y entrenidas que nos han mantenido pegados ante el televisor año tras año. Caramelos para la mente de la factoría Spelling.

6 comentarios:

martinyfelix dijo...

Increíble lo de este señor, si que ha producido series.

manganxet dijo...

Me encantan tus entradas que repasan la historia de la televisión americana xD

Un gran productor, dudo que actualmente pueda surgir alguien como él, con tal cantidad de éxitos y de series a sus espaldas.

satrian dijo...

Podrán tachar sus producciones de ligeras o poco sesudas, pero sabía enganchar al público, y lo hizo durante muchos años, todo un grande de la televisión, solo un pero, Tori :P

seriéfilo dijo...

Martinyfelix: Además y lo que es más importante alguna de ellas con un éxito impresionante.

Manganext: Gracias. En la actualidad no puede tener ningun productor ni siquiera cerca, quizá Bruckhèimer pero está muy lejos.

Satrian: Tori es el daño colateral pero ¿que va a hacer un padre? Pues darle papelitos a la niña fea que quiere ser actriz.

Jaina dijo...

El amo de todos, por más que les pese a muchos. Grande Aaron! Sus series consumian sin esfuerzo. Y desde luego actualmente no hay nadie como él en la industria. Me has recordado con esta entrada que tengo que tengo abandonadísima mi categoría de 'creadores de Tv" del blog (bueno el blog en general, a ver si recupero el ritmo pronto).

seriéfilo dijo...

Jaina: Sabes que amamos series a la parrilla! Y es verdad, es el productor mas grande, y con mayor porcentaje de éxitos.